Saltar al contenido

Visión borrosa: defectos refractivos

No veo las matrículas, no veo la tele, no veo el móvil, no veo el reloj, no veo el ordenador, no veo la comida, no veo en el bingo, no veo la pizarra, no veo el libro, no veo a la gente, NO VEO NADA!

Como explicábamos en nuestro post «Los 3 problemas visuales más habituales«, la visión borrosa es uno de ellos, y además el principal por el que acudimos a un especialista de la visión.

La visión borrosa normalmente está causada por los defectos refractivos del ojo, que pueden ser:

Es este post te explicamos por qué ves borroso. Y a decirte también que hay más gente como tú. Te adelantamos el desenlace: ACUDE A UN ESPECIALISTA!

1. ¿Cómo funciona el ojo humano?

La visión tal como la entendemos, se compone de recepción de la imagen e interpretación de la misma, cualquier alteración en uno de estos dos puntos pueden desencadenar problemas de visión.

Para entender este concepto debemos prestar atención al funcionamiento de nuestro sistema visual. Empecemos por el principio, el órgano que percibe el estímulo: el ojo. Pensemos en una cámara de fotos, y en los protagonistas de esta escena como: la luz, el objetivo y diafragma, y la pantalla.

El enfoque de la luz en el ojo humano funciona de manera muy similar a una cámara automática.

La visión se forma con la unión de las imágenes de los dos ojos. Si el sistema binocular se encuentra alterado por una desviación o ambliopía, puede percibirse con una falta de visión de la profundidad, sin falta de visión. Dado que es una situación que tenemos desde el desarrollo, y no la percibimos como un problema.

A partir de la retina, se forma el nervio óptico, lo más parecido a un cable, por el que viajan los estímulos sinápticos hasta la corteza occipital del cerebro, donde se procesan e interpretan.

Desde la Asociación de mácula-retina, exponen en su artículo «Reflexiones sobre la visión: la visión como una caja negra» : la visión desde un punto de vista no solo optométrico u oftalmológico, si no también neurológico.

2. ¿Qué significa tener visión borrosa?

Definamos la borrosidad, y qué significa ver borroso. La visión del detalle o definición, la valoramos con escalas de agudeza visual. Estas escalas se crean con relaciones de tamaño y distancia a la que somos capaces de percibir un estímulo. No es lo mismo apreciar los números de la matrícula de un coche que está a 2 metros, o que esté a 10 metros, o incluso a 50 metros. El tamaño de la matrícula es el mismo, pero la distancia a la que observamos cambia drásticamente.

La escala de agudeza visual más común es la decimal, expresándose en un número de 0 a 1.0, siendo 0 una AV de 0% y 1.0 una AV del 100%. La agudeza visual (AV) es el método objetivo para medir cuánto ve (cuánta definición tiene) una persona y su valor es universal. Es la manera que tenemos para valorar la visión de los pacientes, es muy común pensar que se ha perdido visión y que se ve muy mal cuando en realidad apenas ha habido una merma de AV, realmente la visión es un sentido relativo a cada persona y sus experiencias.

Ver borroso, en definitiva, es una sensación relativa a cada persona, y para cuantificar la pérdida de visión hay que medir cuál es la AV.

La AV nos permite tener una orientación de si existe un defecto refractivo o si se trata de alguna patología más severa, este examen lo puede realizar el óptico-optometrista, y si lo considera necesario, se remite al oftalmólogo. El oftalmólogo es el médico especialista de las patologías de la visión, y se encarga de identificarlas y tratarlas.

3. ¿Por qué tengo visión borrosa?

El ojo funciona como una cámara, es un sistema óptico que está en perfecta alineación y consonancia, las causas de borrosidad más comunes, ocurren cuando este sistema óptico no está en perfecto estado. Las causas de borrosidad más comunes son los defectos refractivos, o también llamadas ametropías. A continuación ponemos un breve resumen que profundizaremos en otros posts específicos.

Hay que definir a los defectos refractivos o ametropías como la condición el ojo que no permite un correcto enfoque en la retina, y puede corregirse con lentes. Son condiciones, no enfermedades, y cambian de la misma manera que lo hace el cuerpo humano. Pueden ocurrir en un ojo o en los dos, no es preocupante ver más borroso de un ojo que del otro.

4. Los defectos refractivos

Vista cansada o presbícia

A partir de los 40-45 años, todas las personas sufren una pérdida de enfoque en visión cercana de manera fisiológica, normal con la edad. No es algo de lo que avergonzarse ya que todos, lo padecemos o lo padeceremos.

El cristalino y los músculos ciliares se encargan de ajustar la potencia total del ojo según la distancia de enfoque que deseemos observar. Al llegar a la edad indicada han perdido la capacidad de enfoque de objetos más cercanos (por ejemplo a 10-15 cm). A medida que aumenta presbícia, tenemos que empezar a alejar las cosas. Al faltarle potencia al ojo, los rayos que llegan desde visión próxima, focalizan por detrás de la retina, entonces se produce desenfoque.

Necesitamos lentes positivas o convergentes para desplazar el foco a la retina, pero SOLO PARA USO DE CERCA, ya que en la vista cansada, la visión lejana está enfocada. Es necesario corregir esta condición refractiva, ya que si no lo hacemos, podemos tener síntomas de forzar la vista, como puedan ser: picor de ojos, dolor de cabeza, ojos enrojecidos, dolor encima de los ojos, hay quien tiene pérdida de atención por la actividad que está realizando y la abandona.

Para corregir la presbícia puedes hacer un examen visual con tu ópticooptometrista.

Es muy habitual que la presbícia se auto gradúe, yendo a una farmacia o a muchos comercios donde se venden gafas premontadas y probando con una y con otra a ver cuál funciona mejor. Auto graduarse nunca debería ser una opción, en muchos establecimientos ópticos no se va a cobrar por el examen visual. En nuestro post «Graduar la vista gratis» te sugerimos algunas ópticas.

En el examen visual descartaremos que haya algún otro defecto visual o que haya una descompensación entre los dos ojos. Además de saber cuál es la graduación exacta, y luego decidir cuál es la mejor solución óptica para nosotros. Cualquier óptico-optometrista reconoce que las gafas premontadas solucionan con un «apaño» la presbícia, pero no son adecuadas para usarlas más que momentos muy puntuales.

Tienes más información sobre la presbícia en nuestro post «Presbícia o vista cansada» .

Miopía

Si los síntomas que tienes incluyen la visión borrosa de lejos, seguramente tengas miopía. La miopía es el defecto visual más común, se habla de ella como la pandemia del siglo. Se estima que en 2050 la mitad de la población será miope.

La miopía se produce por el caso contrario a la presbícia o hipermetropía. En el esquema óptico del ojo, los rayos que vienen de infinito focalizan delante de la retina. A medida que se van acercando, también se acercan a retina (por ello los miopes ven genial de cerca, sin necesidad de acomodar). Se corrige con lentes negativas o divergentes.

Se relaciona el crecimiento de la miopía con los nuevos hábitos visuales que adoptamos desde pequeños. Normalmente por el exceso de uso de dispositivos digitales se abusa del enfoque de visión próxima.

La miopía provoca visión borrosa de lejos. Esta sería la percepción de un miope de 2 dioptrías aproximadamente.

Si ves borroso de lejos, es importante descartar que se trate de una pseudomiopía, también muy común en la era digital. Estudiantes o trabajadores que destinan varias horas al día manteniendo el enfoque de cerca, luego son incapaces de enfocar de lejos. Cuando se les relaja, consiguen enfocar de nuevo de lejos, pero suelen estar insatisfechos con su visión de lejos.

Tienes más información sobre la miopía en nuestro post «Miopía, epidemia del siglo XXI» . Para valorar la miopía tendrás que acudir a un óptico-optometrista para que te haga un examen visual.

Hipermetropía

Se trata de otro defecto refractivo que en este caso la visión borrosa se manifiesta especialmente de cerca. Cuando la graduación supera la dioptría, suele darse a todas las distancias. En este caso al ojo le falta potencia en estado de reposo (sin acomodar), los rayos de luz que vienen de infinito focalizan por detrás de retina. Los principales signos son la borrosidad en visión cercana, cansancio al leer, dolor de cabeza, picor de ojos,… Signos muy parecidos a los de la presbícia, a menudo se confunden pero son tremendamente diferentes. La hipermetropía requiere corrección constante, es decir, gafas o lentes de contacto para todo uso, mientras que la presbícia requiere corrección exclusivamente en visión próxima.

La hipermetropía es el defecto visual silencioso por excelencia. En muchas ocasiones, la persona puede corregir la hipermetropía acomodando. Es decir, haciendo el mismo esfuerzo de enfoque que naturalmente hacemos para ver bien de cerca, los hipermétropes ven bien de lejos. Sin embargo, al querer enfocar de cerca, se acumula la acomodación y sobre todo al querer mantenerla, se convierte una tarea difícil. Por ello los signos de la hipermetropía habitualmente son el cansancio al leer, dolor de cabeza, o borrosidad de cerca.

Si quieres saber más sobre la hipermetropía, aquí tienes nuestro post en el que tratamos específicamente la «Hipermetropía: el defecto visual silencioso» .

Astigmatismo

Hablamos del astigmatismo en último lugar, porque a pesar de generar visión borrosa, suele detectarse primero con otros síntomas como el dolor de cabeza. El astigmatismo se produce porque la córnea tiene una curvatura diferente en un eje que en otro. Lo solemos percibir en la vista de objetos puntuales como el foco de una farola, se percibe astillado, haciendo un halo con cierta inclinación. Tienes mas información sobre el astigmatismo en nuestro post: «Astigmatismo» .

El astigmatismo sin corregir se manifiesta por la visión de los objetos con forma alargada.

El astigmatismo se corrige con lentes tóricas, que tienen potencia distinta en ejes distintos. Es importante corregir el astigmatismo, por poco que sea, ya que puede dar dolor de cabeza por forzar la vista para tratar de enfocar.

Para valorar el astigmatismo tendrás que acudir a un óptico-optometrista para que te haga una revisión.

5. Otras razones de la visión borrosa

Si después de hacer un examen visual no llegamos a una causa clara de la visión borrosa, puede tratarse de una patología más severa o la sintomatología de un problema subyacente. En estos casos, los ópticos-optometristas remiten al paciente al oftalmólogo. Entre las causas más destacadas se encuentra la aparición de cataratas o tener los niveles de glucosa descontrolados.

Además hay ciertos medicamentos que entre sus efectos adversos se incluyen la visión borrosa.

Si tiene alguna duda al respecto, puede consultarlo en el prospecto del medicamento. Si considera que las molestias son grandes y el tratamiento es largo, consulte con su médico la posibilidad de cambiar el fármaco.

6. Conclusiones

Hay muchos motivos por los que puedes sentir visión borrosa. Se produce borrosidad cuando nuestro sistema visual no está bien alineado, se trata de un problema físico, una condición. Hay que corregir el defecto visual que genere esa borrosidad para no tener sintomatología asociada.

Por otra parte, hay que entender la visión borrosa como una sensación relativa a la percepción de cada uno, y hay que medirla para valorar su importancia.

Este tipo de artículos son esenciales para el entendimiento de la óptica de nuestro sistema visual. El principal motivo por el que acudimos a un especialista de la visión, es la borrosidad.

Muchas gracias por llegar hasta aquí, si te ha gustado el contenido, compártelo con quién consideres que tenga visión borrosa, y anímale a que acuda a un especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.