Saltar al contenido

¿Por qué me molestan las lentillas?

¿Te molestan las lentillas? ¿Notas que te pican o te pesan los ojos? Cuando llevas varias horas con las lentillas, ¿notas que no aguantas más?

En este post te contamos las causas de esa pesadez, deshidratación, sequedad, picor de ojos,… que no te dejan disfrutar plenamente el día con tus lentes de contacto.

Las molestias con las lentes de contacto pueden aparecer en un ojo, o en los dos. Normalmente se manifiesta primero en uno. Es completamente normal tener un ojo más susceptible o sensible que el otro. Las pautas a seguir son las mismas si tenemos molestias en un ojo, o en los dos.

Cuando hay complicaciones o molestias en el uso de lentes de contacto, en la mayoría de casos, se pueden evitar. Hay tres pautas que son de «obligado cumplimiento» en el uso de lentes de contacto. Para evitar molestias con las lentes de contacto, debes asegurarte de que cumples rigurosamente con todas ellas. Si cumples con las pautas básicas y las molestias persisten, te dejamos el proceso que debes seguir para evitar el malestar con lentes de contacto.

Pautas básicas para el uso de lentillas

1. No usar las lentes de contacto durante más de 10 horas seguidas

Las horas de uso de las lentillas dependen de cada usuario. Aunque hay materiales más transpirables que otros, la hidratación de la lente de contacto es necesaria para conseguir alargar su uso. Por ello se recomienda la aplicación de lágrima artificial directamente sobre la lentilla en caso de pesadez de ojos, o picor. Si las molestias persisten, será necesario retirar las lentillas.

Algunas de las lentillas blandas más vendidas del mercado, por ejemplo Biofinity, se han testado durante 30 días y 29 noches seguidas. Sin embargo, es el mismo fabricante quien recomienda hacer pausas de uso cada diez horas. Es así por algunas de las razones que te exponemos a continuación.

2. Evitar el contacto con el agua

La COVID-19 nos ha sensibilizado sobre la cantidad de microorganismos patógenos que nos rodean. En ambientes húmedos, tienden a proliferar bacterias y hongos. Es por ello que en las lentes de contacto, se convierten en los huéspedes perfectos. Hay que evitar el contacto de las lentillas con el agua, ya sea con la manipulación, el agua de la ducha, del mar o al lavarnos la cara. En nuestro post «¿Nadar con lentillas es seguro?» te contamos los riesgos de nadar con las lentillas puestas. Y la importancia de evitar especialmente el contacto con el agua estancada, ya sea de piscinas, pantanos,…

Por esta razón, el número de infecciones por el mal uso de lentes de contacto se incrementa en verano.

3. No dormir con lentillas

Cuando nos quedamos dormidos, la córnea deja de oxigenarse por la vía natural, el aire. Y la producción de lágrima se estanca en niveles mucho menores que cuando estamos despiertos. Por estas razones, no se recomienda dormir con lentillas.

La lente de contacto, debido a la falta de hidratación que normalmente se mantiene con la producción de lágrima, se adhiere a la córnea. Si nos quedamos dormidos por error, a la hora de despertar después de dormir con lentillas, hay que hidratarlas debidamente antes de quitarlas.

¿Por qué me molestan las lentillas si hago todo esto?

Una vez cumplidas las pautas de básicas, si las molestias persisten, suele tratarse de un problema de mantenimiento de las lentillas. Te animamos a que si no estás 100% satisfecho con tus lentillas, sigas las pautas de esta guía.

1. Mantén el reemplazo recomendado

Anota en el calendario cuándo caduca la lentilla, para tener un reemplazo apropiado y no alargarlo más de la cuenta. Los reemplazos recomendados para lentillas mensuales son de 30 días, y para las lentillas diarias de un solo uso.

2. Las soluciones de mantenimiento también caducan

Comprueba que el líquido para lentillas no está caducado. En general caducan a los 90 días tras su apertura. Nosotros recomendamos escribir con rotulador en la base de la botella la fecha de apertura del líquido.

3. El estuche debe estar impecable

Revisa que el estuche porta lentes se encuentre en perfecto estado, muy importante que no esté sucio, ya que es lo último que vas a tocar antes de ponerte la lentilla. Es muy habitual tenerle poco respeto a la higiene de las lentes de contacto y al estuche porta lentes. Hemos visto casos de gente que trasporta el porta lentes en un zapato, o en el bolso con las llaves, móvil, etc… ¡Eso es una guarrada…!

4. Usa lágrima artificial

Durante el uso de lentillas, es muy probable que tengas deshidratación en algún momento. Sobre todo en ambientes secos, con aires acondicionados, y trabajando de cerca (donde la frecuencia de parpadeo diminuye). Y con el uso de pantallas, todavía más sequedad por la radiación que producen que aumenta la evaporación.

Para evitar las molestias por deshidratación, debes ponerte lágrima artificial, directamente sobre las lentes de contacto. Debes hacerlo las veces que haga falta, hay quién necesitará más. Asegúrate que la lágrima sea apta para su uso con lentes de contacto.

5. Humedecer y frotar antes de guardar

Por norma general, recomendamos humedecer y frotar las lentillas para luego sumergirlas en solución única nueva cada vez que las quitemos. Esta recomendación es especialmente importante para personas con lágrima grasa, o personas alérgicas. Ellas tienen mayor tendencia a formar depósitos en las lentes de contacto.

6. Cambia el tipo de solución única

Si sigues con molestias: cambia el tipo de solución única. En nuestro post «TOP 5 MEJORES líquidos de lentillas» te dejamos las indicaciones para elegir el mejor líquido de lentillas. Todos tenemos necesidades distintas según nuestra calidad lagrimal, no todos los líquidos de mantenimiento funcionan igual.

7. Cambia el tipo de lentilla

Por último, si continúas con molestias, es posible que ya no toleres las lentillas como hace un tiempo, acude a una óptica y propón cambiar el material de las lentillas que usas actualmente. Si hace más de dos años que no revisas tu vista, mejor acude con el ojo descansado (se recomienda 24 horas sin uso de lentillas) para que comprueben tu graduación y el estado de salud visual.

En nuestro post «Graduar la vista GRATIS» te proponemos algunas ópticas dónde realizan un examen visual completo y te invitan a probar sus lentillas.

Además, si llevas un tiempo probando lentillas y no encuentras la mejor para ti, debes asegurarte de dos cosas:

  • Cumples con todas las pautas que hemos mencionado hasta ahora.
  • Estás en el especialista adecuado. En algunas ópticas, solo te ofrecen lentillas de uno o dos laboratorios, (ocurre especialmente en algunas de las grandes cadenas: Opticalia, Optica Universitaria, Afflelou,…). Si llevas un tiempo probando y no han «acertado» con la lentilla, plantéate cambiar de óptica.

Conclusiones

Las lentillas pueden ser nuestro aliado perfecto para el día a día. Y la mejor manera de corregir los defectos refractivos en algunos casos. Sin embargo no todos toleramos de la misma manera las lentes de contacto. Debemos ser muy críticos a las sensaciones que tengamos con el uso de lentillas, y si es necesario retirarlas, hacerlo sin problema.

Es muy habitual entre los usuarios de lentillas, perder el respeto al mantenimiento de las lentes de contacto. Sobre todo por seguir con el hábito de hacerlo mal. Eso de: «siempre lo he hecho así y nunca me ha pasado nada». O incluso: «mi hermana hace esto (mal) y no le pasa nada, en cambio a mí se me pone el ojo rojo».

Bien. Que siempre lo hayamos hecho mal y nos haya «funcionado» , no es motivo para pensar que podemos seguir sin respetar las recomendaciones de uso de lentes de contacto. No hay que olvidar que el mal uso de las lentes de contacto es la principal causa de urgencia oftalmológica en las consultas. Y la primera causa de infección ocular.

Si consideras que has cumplido con las pautas que te presentamos, y aún así, sigues con molestias con las lentillas. Deberías plantearte si es recomendable que uses lentes de contacto. Como llevamos diciendo a lo largo del post, no todos somos iguales, y no toleramos las lentillas a lo largo de toda nuestra vida. El mal uso de las lentes de contacto puede dar intolerancias irreversibles a su uso. En tal caso debes plantear otras maneras de corregir los defectos visuales, por ejemplo las gafas, o la cirugía refractiva.

Muchas gracias por llegar hasta aquí, esperamos haber aclarado las dudas sobre las molestias con lentes de contacto. Comparte el contenido con quién creas que pueda ser de interés. Cualquier duda o sugerencia que tengas, puedes dejarla en los comentarios. Estaremos encantados de responder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.