Saltar al contenido

¿Nadar con lentillas es seguro?

¿Es recomendable nadar o bucear con las lentillas puestas? ¿Qué puede pasar si lo hago? ¿Puedo bañarme con lentillas en el mar?

¿Puedo nadar con las lentillas puestas?

La duda que acecha a todos los usuarios de lentillas en fechas veraniegas: ¿es seguro nadar con las lentes de contacto?

En nuestro post «¿Por qué me molestan las lentillas?» cosideramos un aspecto básico NO nadar con lentillas. En este post te explicamos las razones por las que deberías evitar todo tipo de contacto de las lentillas con el agua. Por que: ¿quién no se ha bañado alguna vez con ellas puestas?

¿Qué hay en el agua?

El agua es el entorno perfecto para que se genere vida. Encotramos en ella microorganismos como bacterias, hongos y virus que proliferan rápidamente.

En nuestro propio cuerpo necesitamos estos microorganismos para sobrevivir, forman parte de nuestra microbiota. Sin embargo, algunos microorganismos también son los causantes de enfermedades graves en nuestro cuerpo.

Cuando las lentes de contacto tienen contacto con el agua, ya sea agua del grifo, de piscinas, el mar, pantanos,… se produce un flujo de electrolitos y agentes infeccionsos que inundan el contenido en agua de las lentes de contacto, y provoca cambios en su conformación, a la vez que infecciones en nuestros ojos.

En la siguiente tabla te mostramos los principales riesgos de infección en usuarios de lentes de contacto:

Infección ocular y lentes de contacto. Factores de riesgo y prevención. Sociedad española de contactología.

Riesgos de nadar con lentillas en…

Las principales fuentes de microorganismos patógenos que se encuentran en el agua son los que te presentamos a continuación. Aunque nos gustaría resaltar que la fuente más común de infección por contacto de las lentillas con el agua es con el agua del grifo, o agua corriente.

1. Agua estancada: pantanos, algibes, albercas.

El agua de las albercas y los pantanos no está tratada, por ello es la que presenta mayor cantidad de microorganismos, como los hongos, directamente relacionado con la probabilidad de infección ocular si usamos lentillas que tengan contacto con este agua.

Nadar con lentillas en una alberca
Alberca, almacena agua para el riego. A día de hoy, algunas se utilizan para nadar.

2. Piscinas

A diferencia de los anteriores, el agua de las piscinas está tratada con sales para evitar que proliferen los microorganismos en mayor medida. Aunque es imposible eliminarlos completamente, incluso algunas de ellas son resistentes a las aguas cloradas, y es necesario un buen mantenimiento del agua para que así sea.

Nadar con lentillas en la piscina

En las piscinas es donde se producen la muchas de las infecciones de las lentillas y posteriormente infecciones oculares en verano. Entre las más comunes se encuentra la conjuntivitis bacteriana, y la más grave la infección por Acanthamoeba.

3. El mar

En el agua del mar también viven microorganismos patógenos, cabe destacar que además del riesgo de infección ocular, la gran concentración de sal hace que nadar con lentillas en el mar sea especialmente peligroso.

La sal disuelta en forma de iones pasa a través de la lentilla alterando el pH de la lágrima y provocando picor de ojos e irritación. Y además, cuando la lentilla se deshidrata por las horas de uso, estos iones forman cristales que vuelven la lentilla rígida. Haciendo que se vuelva tremendamente incómoda, y pudiendo provocar erosiones corneales.

4. Agua del grifo

El agua corriente es el principal foco de infección por contacto de las lentillas con el agua. Ya sea por la manipulación durante la aplicación, o directamente por la limpieza de las lentillas con agua corriente.

El agua del grifo presenta una gran cantidad de bacterias que viven en ella, que son resistentes a las sales para potabilizarla. NO es apta para el mantenimiento de nuestras lentes de contacto. Es importante recalcar que nuestra córnea es el órgano de nuestro cuerpo con mayor inervación y sensibilidad a los cambios de pH. Cualquier alteración en nuestro pH, nos expone en gran medida a las infecciones oculares.

Es importante usar una solución única tamponada, con agentes hidratantes y desinfectantes para evitar el riesgo de infección. En nuestro «TOP 5 mejores líquidos para lentillas» te ayudamos a elegir la mejor solución única para el mantenimiento de tus lentillas.

Conclusión: nadar con lentillas NO es seguro

Nuestro cuerpo posee sus propios mecanismos para protegerse de los agentes infecciones, sin embargo, durante el uso de lentes de contacto, estos se ven alterados. Con el uso de lentes de contacto, se impide el contacto entre la córnea y el párpado, por ello, el flujo lagrimal que contiene anticuerpos y enzimas que eliminan los agentes infecciosos se ve alterado.

Los microorganismos que viven en el agua toman la lentilla como su nuevo hábitat y se convierten en huéspedes que proliferan. Cuando hay una alteración del epitelio corneal (la capa más externa de la córnea), ya sea una leve erosión, o exista un factor predisponente, los microorganismos infectan la córnea y empezamos a tener síntomas. No es un efecto inmediato, pueden pasar varios días hasta que se manifiesta la infección.

Nadar con lentillas es especialmente peligroso para aquellos usuarios que no respetan el reemplazo recomendado de uso, o no llevan un correcto mantenimiento de sus lentillas. Al igual que otros factores de riesgo que se muestran en la gráfica.

Alternativas a nadar con lentillas

Para algunos usuarios que no puedan permitirse realizar la actividad acuática sin ver detalles, deberían plantearse el uso de lentes de contacto diarias, específicas para esa tarea. Aunque tampoco es una alternativa con riesgo cero, se considera que las lentillas diarias de hidrogel de silicona (con un correcto reemplazo), según las publicación mencionada en la bibliografía, «Infección ocular y lentes de contacto» no presentan casos de infección ocular en comparación con las mensuales, salvo en casos de alteraciones subyacentes.

Sin ninguna duda, la alternativa más segura para ver bien y protegerse de las infecciones oculares por nadar con lentillas, son las gafas de natación graduadas.

Las gafas de natación graduadas se venden personalizadas o premontadas. Dependiendo de tu defecto refractivo y el uso que vayas a darle a las gafas, deberías plantearte comprar un producto u otro.

Te dejamos algunas sugerencias de gafas de natación premontadas para miopía e hipermetropía: misma graduación en los dos ojos y sin astigmatismo:

Si te ha gustado nuestro post, compártelo y déjanos un «Me gusta». Cualquier duda o sugerencia puedes dejarla en la sección de comentarios.

Bibliografía
1. Infección ocular y lentes de contacto. Parafita MA, González-Pérez J, Gilino J, García-Resúa C. Revista Española de Contactología Tomo XIII – N.º 1 – 2006
2. Queratopatía por acanthamoeba en portadores de lentes de contacto. A propósito de tres casos. Por Güerri N, Alías EG, Borque E, Díaz S, Sánchez A, Brito C, Honrubia FM. Revista Española de Contactología Tomo XIII – N.º 1 – 2006
3. Queratitis microbiana en portadores de lentes de contacto. Por Egea MC, Pueyo V, Noles B, Sánchez A, Brito C, Honrubia FM. Revista Española de Contactología Tomo XIII – N.º 1 – 2006

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.