Saltar al contenido

Qué debes saber antes de comprar gafas graduadas

En este post encontrarás una guía rápida realizada por optometristas para comprar gafas graduadas, para que sepas de qué te hablan cuando vayas a la óptica que elijas. También te recomendamos las mejores ópticas en calidad-precio de la actualidad para que sabiendo lo que necesitas, elijas la mejor óptica.

Existen tantos modelos, tipos de lentes y tratamientos que a menudo resulta difícil elegir cuáles comprar. Por ese motivo, comprar unas gafas puede convertirse en una gran inversión o en una pérdida de dinero si no se elige bien. En esta guía tienes TODO lo que debes saber antes de comprar unas gafas graduadas.

A menudo tener problemas de visión se convierte en una condición a la que nos acostumbramos y no sabemos cómo solucionar. ¿Qué debemos hacer? ¿Dónde debemos acudir? ¿Puedo ir a la óptica? ¿Cuándo tengo que ir al oftalmólogo? Estas y muchas dudas surgen cuando tenemos algún problema visual.

1. ¿Cuál es mi problema visual?

En primer lugar es importante tener la receta de nuestra graduación, sobre todo si nunca hemos usado gafas y empezamos a notar que no vemos bien. En España, en cualquier óptica a pie de calle pueden hacerte un examen visual. El precio del examen visual normalmente está incluido en el precio de las gafas, aunque puede que algunos establecimientos nos cobren entre 15-25€ por este servicio. En nuestro post «Graduar la vista GRATIS» te dejamos algunas ópticas dónde te harán un examen visual gratuito.

Existen casi infinitas combinaciones de graduaciones entre miopía, hipermetropía, astigmatismo, y vista cansada o presbícia entre los dos ojos.

En cualquier caso, es necesario tener una graduación actualizada para hacer unas gafas nuevas, o sea que no tenga más de un año.

La graduación que tenemos va a determinar los siguientes apartados, y el precio final de nuestras gafas graduadas.

2. Elegir el modelo

En esta guía te vamos a orientar según cuáles sean tus prioridades. Este punto es el más personal, vamos a ayudarte a elegir según los criterios que nos parecen importantes:

Diseño

Elegir bien el color de las gafas graduadas es muy importante, va a depender de tu rostro y personalidad, y estilo. Si quieres tener una estética más informal, divertida y desenfadada, puedes elegir colores más atrevidos, aunque puede que te sea más difícil combinar con la ropa u otros complementos. Por contra, si quieres dar una imagen más formal, seria o atemporal, hay colores para gafas «que nunca pasan de moda». El negro, carey, dorado, plateado, gunmetal, azul marino, u otros colores oscuros.

Este es un apartado muy importante que puede hacer que te sientas más cómodo llevando gafas. Es especialmente importante que cuando sean las primeras gafas graduadas, te gusten y te veas bien con ellas: «que te apetezca llevarlas», más allá del problema visual que puedan corregir. Suena muy obvio, pero a diario nos encontramos a gente que elige unas gafas de color negro y forma clásica, que no le terminan de gustar frente a otras. Por ejemplo de color granate, que le gustan más, pero por miedo a cansarse del color, o que no les combine con ciertos estilos, no cogen esa gafa más atrevida que les gusta más. El cambio a llevar gafas de forma permanente puede ser un poco difícil de aceptar, imagínate si encima eliges las que «más te convienen» pero las que menos te gustan.

Durabilidad

¿Qué gafa me va a durar más? Las gafas con plaquetas, ¿no molestan en la nariz? Las gafas al aire, ¿se desajustan más?

En general, las gafas de pasta son más resistentes que las gafas de metal, y éstas más resistentes que las monturas al aire. Las gafas ranuradas son las que tienen metal o pasta en el aro superior y abajo «no tienen montura», junto con las monturas al aire son las más delicadas, aquellas que parece como si no llevaras gafas.

Por otro lado, las monturas de metal tienen unas sujeciones en la nariz, las plaquetas, que si no están bien ajustadas pueden molestar, este es motivo por el que mucha gente descarta las monturas de metal o al aire. En realidad, si las plaquetas están bien ajustadas no deberían molestar, y si aún así lo hacen, existen plaquetas de silicona o de aire para pieles especialmente sensibles.

Con más de 3 dioptrías

¿Me va a salir mucho la lente? ¿Tengo que preocuparme de elegir un modelo acorde con mi graduación?

Si tienes menos de 3 dioptrías de cualquier problema visual, puedes saltarte este apartado. Hay que tener en cuenta que no todos somos iguales, y ópticamente hablando, cada graduación, persona y montura, son diferentes. Este tema es más complejo para explicarlo en detalle, como para tener una guía rápida de cómo elegir las mejores gafas graduadas.

Tengas el problema visual que tengas, si supera las 2 dioptrias, sobre todo si supera las 3 dioptrías (entre 2 y 3 es bastante relativo) deberás plantearte reducir la lente, o coger monturas más pequeñas o de pasta.

3. ¿Qué lente poner?

En este apartado hay que diferenciar por un lado el tipo de lente, y por otro el material de la lente.

1. El tipo de lente depende de tu edad

  • Menos de 40 años: necesitas lentes monofocales, en la mayoría de ópticas, no tendrás opciones para elegir el tipo de lente. Simplemente se da por hecho que son monofocales.
  • A partir de 40 años, en algunos casos hasta 45 años: si tienes graduación para lejos y cerca, seguramente las lentes progresivas sean la mejor opción. También puedes hacerte gafas monofocales que solo servirán para esa distancia concreta:
    • Cerca: leer en el móvil, un libro, una revista, o la tablet. Entre 35 y 45 centímetros.
    • Media distancia: estar con el ordenador, cocinar, comer, tener una conversación, estar en casa. Al hacer el examen visual concretáis la distancia.
    • Lejos: conducir, ver la televisión, conocer a la gente por la calle, uso en exteriores. A partir de 6 metros o más.

2. El material de la lente depende de la graduación

La lente a elegir varía según la graduación que tengamos, también influye la montura que elijamos, y lo mucho que nos importe el peso y estética de la gafa. Antes de elegir la lente, tenemos que saber la graduación y la montura. Te dejamos los rangos de valores en los que recomendamos uno u otro material.

Hasta 2 dioptrías

Sin ninguna duda, lente de material orgánico de índice 1.5 (sin reducir).

Entre 2 y 4 dioptrías

Hay que hacer una reducción a la lente, se usa el material 1.6. de índice de refracción. Si tienes una graduación en los límites del intervalo, por ejemplo -2,25, puedes elegir monturas que disimulen el espesor, que sean más pequeñas y de pasta, y así puedes evitar reducir la lente.

Entre 4 y 6 dioptrías

Lo ideal son lentes de índice 1.67, con dos reducciones en este caso, depende enormemente de la montura que elijas. Seguramente en la óptica te digan que reduzcas la lente, pero en muchas ocasiones, sobre todo en graduaciones entre 4 y 5 dioptrías apenas habrá diferencia de hacer una o dos reducciones. Aquí es donde se marca la diferencia de si solo quieren vender por vender o van a serte sinceros y explicarte lo que más te conviene. Está claro que cuanto más reduzcas la lente, más fina va a quedar, sin embargo, en la mayoría de ocasiones, poner más reducciones apenas supone una diferencia apreciable. ¿Nos compensa reducir? en este caso, te invitamos a que le preguntes al vendedor: ¿cuánta diferencia habrá exactamente entre una y dos reducciones?

Más de 6 dioptrías

Pon la máxima reducción, si no te va a quedar una lente muy pesada y gruesa, además que el efecto de aros concéntricos o lo que las abuelas llaman de gafas de «culo de vaso», se exagera a medida que aumenta la graduación. Son materiales orgánicos de índice de refracción 1.74.

A menudo nos encontramos quien piensa que por usar la gafa solo para estar por casa (porque normalmente usa lentes de contacto), queda exento de los problemas que supone no reducir la lente. Es importante que asumas que tienes que poder hacer vida diaria con gafa, a pesar de que tengas mucha graduación. Si tienes cualquier infección, episodio alérgico, o simplemente tus ojos no toleran más horas las lentes de contacto, debes quitártelas y tener unas gafas con las que te sientas cómodo y te veas bien. De lo contrario, estas condenado a abusar de las lentes de contacto, y no es lo más conveniente para tu salud visual.

Lentes de perfil, reducidas y sin reducir
A la izquierda: lente con graduación de -6.50 dioptrías de miopía con material de índice de refracción 1.60. A la derecha: lente con graduación de -6.50 dioptrías de miopía con material de índice de refracción1.74.

Más de 10 dioptrías

Hay soluciones en lente mineral que llegan a reducciones con materiales de índices de refracción de hasta 1.9. No somos partidarios de recomendar lentes minerales a cualquiera, el principal riesgo es que son frágiles, en caso de accidente se rompen y se vuelven muy peligrosas para el ojo. Sin embargo en materiales orgánicos no conseguimos reducciones tal altas sin que sean materiales muy blandos. Nos parece que esta se vuelve la mejor opción normalmente, quedando al margen colectivos de diversidad funcional, niños o personas con riesgo a sufrir accidentes por colisión.

4. Elegir el mejor tratamiento

Los tratamientos son los recubrimientos que se aplican encima de la lente base, del material que sea. En los últimos años han aparecido nuevas opciones muy interesantes. Vamos de menor a mayor calidad, lo que en general nos encontraremos en la mayoría de ópticas.

Sin tratamiento

Si quieres lo más barato, vas a ver reflejos blancos constantemente, además que la lente se raya con facilidad. No recomendamos esta opción ópticamente hablando la calidad es mala, solo para un uso muy puntual. Las gafas premontadas de presbícia no llevan ningún tratamiento. Hay ópticas que no venden lentes sin ningún tratamiento, al menos llevan endurecido.

Endurecido

Es la primera capa que le aplican a la lente, es para darle consistencia y bajar la dispersión. Ya es algo, pero aún así, sigues viendo reflejos blancos constantemente, cosa que no te recomendamos. En lentes de índices de refracción de 1.67 y 1.74 vienen de serie, de lo contrario se rayarían en seguida. Solo me parecería buena opción para un uso muy puntual, (por ejemplo, nunca más de 10 minutos). Si nunca has usado gafas y crees que esta opción o la anterior «te bastan», en un periodo de unos 6 meses vas a tener que hacerte otra gafa porque la calidad de estas lentes es demasiado básica, es decir, se te va a quedar corta en poco tiempo.

Tratamiento hidrófobo (antivaho) y lipófobo

Estos tratamientos repelen el agua y la grasa, siendo más prácticos para el día a día, ya que se empañan y ensucian menos, y además es más fácil limpiarlos. Hace pocos años que se aplican, con el uso pierden eficacia, los recomendamos especialmente si eres una persona que suda con facilidad o si pasas muchas horas en ciertos ambientes como por ejemplo una cocina o cámaras de frío.

Antirreflejante

Este es un tratamiento que se le aplica a la lente para eliminar los reflejos. Hay muchos tipos de antirreflejantes, según la calidad será más transparentes o menos. Aunque la finalidad de estos tratamientos es eliminar los reflejos, siempre queda un reflejo residual que normalmente es verde, cuanto menos intenso sea ese reflejo, mejor será el antirreflejante.

Filtro luz azul

Este es un antirreflejante cuya principal finalidad es filtrar parte de la luz azul que llega a nuestro ojo. Tiene un reflejo residual en este caso púrpura o azul. Aunque también se han desarrollado filtros de luz azul sin reflejos púrpura o azul, lo más transparentes posibles.

Hay mucha literatura que cuestiona los beneficios reales de este filtro, podemos resumirlos en que no hay evidencia científica de que si te pones este filtro no vayas a tener ciertas enfermedades asociadas a la exposición a la luz azul. Sin embargo, sí que es evidente que te van a dar más contraste por el tono amarillo que tienen. Si trabajas con pantallas que emiten luz muy blanca y azul, llevar este filtro te va a evitar la fatiga ocular y sequedad ocular en cierta medida.

En resumen, si trabajas mucho con luz artificial, o luz blanca, recomendamos que lo pongas. Vas a notar que tus ojos están más decansados con el uso de pantallas. También es especialmente útil para aquellos conductores que de noche sufren deslumbramientos con los faros de otros coches. Hay que recalcar la importancia que tienen otros aspectos de ergonomía visual a la hora de trabajar con pantallas LED, como por ejemplo ajustar el brillo a la iluminación ambiente. Eso de mirar el móvil justo antes de acostarte, con todo a oscuras y el brillo de la pantalla al 100%, no es lo más aconsejable.

Fotocromático

Se trata de un material fotosensible, que según la cantidad de radiación UV se oscurece en mayor o menor medida. No es un tratamiento, como los anteriores, si se raya la lente, sigue oscureciendo y protegiendo igual. Estos filtros llevan 100% de protección del UVA y UVB, en ese aspecto protegen como una gafa de Sol, mientras que frente a la luz visible (oscuridad de la lente) se puede decir que cuando están oscuros al máximo, están menos oscuros (10% menos) que una gafa de Sol convencional. Hay quién no le gusta el tono residual que tiene la lente, o que cuando estás en una terraza pero no te da el sol directamente, la lente tiene un tono intermedio.

Tonos de lentes fotocromáticas

Las lentes adaptan su coloración a la cantidad de radiación UVA que reciben. Estas características estéticas, vienen implícitas en la lente, si no te gustan, no debes hacerte fotocromáticos, aunque debes protegerte de la radiación solar siempre que te expongas a ella. Se puede decir que el fotocromático es muy cómodo, no necesitas cambiar de gafa al entrar y salir de un sitio.

Lo recomendamos encarecidamente a personas fotosensibles: personas que les molesta mucho la luz del Sol, operadas de cataratas, niños de menos de 12 años, personas con alergias solares. Es especialmente interesante para gafa deportiva, ya que permite adaptarse a diferentes condiciones de luz y oscuridad. Por otro lado, no se oscurece en el interior del coche, ya que la luz UV es filtrada la luna del coche en mayor medida.

Filtros solares

Son las coloraciones que se aplican a la lente para filtrar la luz UV y la visible. Si no existe ninguna condición especial, recomendamos elegir el tono C o categoría 3, que es la estándar y filtra entre un 80 y un 85% de la luz visible.

Si se quiere un tono más claro, recomendamos antes el fotocromático, que también serviría de noche. Tonos más oscuros solo para patologías concretas, son filtros muy oscuros que no están homologados para la conducción. También hay suplementos como los filtros polarizados, que pueden resultarte interesantes.

5. Garantías adicionales

Hay muchas ópticas que ofrecen garantías de rotura adicionales, antes de escoger cuál es la mejor apropiada, queremos recordarte que las todas las monturas y lentes tienen 2 años de garantía por defecto de fabricación. Esta garantía la tienes siempre, y te cubre cualquier defecto que venga de fábrica y se manifieste con el uso. Si tienes un accidente, y con ello las gafas se rompen o se rayan, existen otras garantías que cubren esa rotura, incluso a veces están incluidas en el precio total del pedido.

Recomendamos la garantía de rotura solo en casos de personas propensas a romper las gafas, por ejemplo niños, para ciertos trabajos en los que las gafas corren peligro como soldador, carpintero, herrero, cocinero, o personas con diversidad funcional.

6. ¿Dónde comprar gafas graduadas sin miedo a equivocarse?

El mejor sitio para comprar gafas graduadas que podemos recomendarte dependerá de lo que estés buscando.

En algunas ópticas es especialmente importante que vayas con esta guía leída y sepas de qué te están hablando cuando te están haciendo un presupuesto. De lo contrario vas a terminar comprando más de lo que necesitas.

Como te contamos en nuestro post «¿Cuál es la mejor óptica?«, tienes que saber cuáles son tus preferencias y qué es lo que buscas:

Si te planteas comprar gafas graduadas por internet, esta guía será tu mano derecha. En nuestro post «¿Cuál es la mejor óptica online?» te comparamos los pocos sitios confiables para hacerlo.

Esperamos que con todo esto, puedas acertar comprando tus gafas graduadas. Si te ha gustado el contenido, comparte en tus redes. Si tienes cualquier duda o sugerencia, deja un comentario. Nosotros estaremos encantados de ayudarte, y siempre contestamos los mensajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.